En defensa de Gerard Piqué


Recientemente he leído un artículo donde se deja en mal lugar a la prensa deportiva. Creo que es una burbuja que lleva tiempo deshinchándose a la que se ha unido una creciente demanda de credibilidad e independencia en la información. La prensa tradicional tiene que cambiar y los más reticentes a los cambios son más un problema que una solución.

No digo todo esto para concluir con que Gerard Piqué tiene mala prensa, tiene la que tiene cualquier jugador del Barcelona con los medios de Madrid, salvo excepciones. Lo que sí pienso es que el tres del Barcelona es un elemento atractivo para los profesionales de la comunicación deportiva de nuestro país. Dentro y fuera del campo.

Siendo sensible a los sentimientos de cada aficionado al fútbol, uno también tiene sus colores. Los míos son de un tono muy claro pero sé apreciar el buen fútbol y puedo llegar a disfrutarlo aunque sea el gran rival el que lo lleve a cabo.

Para un seguidor del Real Madrid, el Barcelona y Piqué le han hecho mucho daño. Es evidente que en cualquier ocasión que se pudiese dar, el central catalán no ha rehusado en mostrar su felicidad, hacer gala de su estado de vencedor o en disfrutar sin tener en cuenta lo demás. De todo esto hago una valoración positiva. Llevamos tanto tiempo conviviendo a base de protocolo, de buenos gestos y detalles de concordia, que además de recalcar su buena labor para un clima de paz, a su vez nos lleva a un estado de nostalgia donde las previas de un Clásico se calentaban con declaraciones muy provocativas, más dentro que fuera de la falta de respeto. Qué decir que una vez el árbitro daba comienzo al partido las broncas, las trifulcas, las agresiones comenzaban a brotar en los jugadores.

No es que añore esa época ni que la quiera llevar a nuestro tiempo, aquello es pasado y pasado está. Ver la caña con la que tratan a Piqué o incluso ser silbado con la camiseta de la selección española es algo irracional. No tiene ningún sentido. Aplaudo a Piqué por ser libre y hacer uso de su libertad. Cosas peores hemos visto en Stoichkov o Buyo dentro y fuera del campo y creo que Piqué es el único que aporta salsa a un Clásico que ha perdido mucho de enfrentamiento y pasión por ambos lados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada