Halilovic, ha nacido una estrella


Si yo empezara a hablar de Alen Peternac muchos recuerdos vendrían a nuestra cabeza. Si yo empezara a hablar de Sejad Halilovic nadie sabría quién es ese. Tanto uno como otro fueron jugadores croatas del Real Valladolid en la 95-96 y los dos debutaron en el primer partido de Liga frente al Barcelona. El primero triunfó, el segundo no.

Ese partido se disputó a principios de septiembre, nueve meses más tarde, en Croacia, nacería Alen Halilovic. Con el fútbol en los genes comenzó a destacar en el Dinamo de Zagreb y solamente el tiempo le separaba de un club grande de Europa. En el Dinamo pudieron saborearlo en el primer equipo, sin ninguna duda para subir su caché, pero también para beneficio del equipo.

Se decía que eran dos millones de euros lo que el Barcelona pagó por él. Las cifras se sinceran con el tiempo y finalmente son cinco los kilos que tuvo que soltar el Barça para llevarse a Alen Halilovic. Desde sus controles hasta sus regates todo hacía recordar a Messi. No va a ser Messi, eso está claro, pero el estilo y cómo conduce el balón ya son muy meritorios. Alen ayudó muchísimo a un filial azulgrana al que habían desarmado después de conseguir el ascenso y mantener la categoría al año siguiente. Estuvo dos años, el segundo no pudo hacer nada para que el Barcelona B descendiera.

Era evidente que tenía que salir, tenía que seguir creciendo. Podía haber sido el Real Valladolid por aquello de su padre y para cerrar el círculo pero no, casi. No sabremos que hubiera pasado si los pucelanos estuvieran en Primera. Lo que sucedió fue que el Sporting de Gijón, recién ascendido y sin posibilidad de gastar un euro reclamó la cesión del Halilovic. Gran acierto. Hoy su entrenador es Abelardo, el mismo que estaba enfrente del Sr. Sejad en la temporada 95-96.

Llegamos al presente y Alen es la gran figura del Sporting. Un equipo muy joven, admirable, con un gran trabajo al que en diez años veremos como una constelación de estrellas que juntas empezaron a brillar. Con diecinueve años, solamente diecinueve años Halilovic se echa el equipo a la espalda, el míster lo sabe por eso lo pone de diez y le da absoluta libertad. Que el equipo se salve pasa porque el croata esté bien, esté feliz.

Vayamos al futuro. El más inmediato es que el Sporting se salvará, estoy seguro. Más allá es que Halilovic no se volverá a ir del Barcelona. Está creciendo y da la sensación que está decidido a triunfar. Una maravilla de jugador, un gran acierto del Barça. Sin ninguna duda con Halilovic ha nacido una estrella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada