La importancia de Casemiro


Carlos Henrique Casemiro  llegó al Real Madrid en un cambio sustancial en la política de fichajes con los precedentes de Gago, Marcelo e Higuaín. Dado que el filial estaba jugando en segunda división se aprovechaba de la competitividad de la categoría y la viabilidad de tener tres extracomunitarios para traer a un precio no muy alto a jóvenes peloteros sudamericanos.

Recaló en el Real Madrid Castilla cedido por el Sao Paulo en el mercado de invierno aunque él ya tenía claras sus aspiraciones. Seis meses después el club pagaba seis millones de euros por él. Hizo la pretemporada con Ancelotti y a pesar de sorprender y ser uno de los más destacados el club lo cedió al Oporto de Lopetegui. Acertada decisión.

Casemiro no se queja cuando no juega, no se lleva la mano a sus partes o a la oreja, no hace ruido ni tiene a nadie dando voces por un micrófono que eche de menos su presencia en el equipo. Casemiro se dedica a entrenar y a jugar. Y según Rafa Benítez también a escuchar.

Somos muchos los que nos acordamos de él y cuando nos ponemos a jugar a entrenador el brasileño sería una pieza casi fundamental en nuestro centro del campo. Ahí podría darle libertad a Kroos y a Modric. Incluso en el cero a cuatro frente al Barcelona hubo quien agradeció la ausencia del carioca.

El Real Madrid de los galácticos aguantó hasta que Makelele se fue, luego vino el caos. El Barcelona de Ronaldinho fue extraordinario desde la llegada de Davis, no antes. Casemiro es más importante en el centro del campo de lo que es James o Isco en la mediapunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada