Medios, redes sociales y futbolistas


Desde la aparición y consiguiente popularidad de las redes sociales algunos medios de comunicación no tuvieron reparos en presentar su recelo a la opinión publica. De repente, la revolución tecnológica en la que estamos embarcados, fue desplazando el rol protagonista de radio, prensa y televisión a un segundo lugar en beneficio de nuevas herramientas que conectan directamente a admirador y a estrella.

En un país llamado España donde llevamos años de dura competencia entre chorizos, un elemento tan fundamental para el desarrollo de una nación como son los medios de comunicación están a un nivel moral similar. Por algo la profesión de periodista es la peor valorada por los españoles. La mentira y la manipulación es la respuesta que encuentra cada hogar que quiera informarse por los canales tradicionales.

Ahora los futbolistas más mediáticos y con más seguidores tienen herramientas a su alcance para ser ellos mismos los que proporcionen contenidos a sus admiradores y también a sus enemigos.

Esa hostilidad con la que los profesionales de la comunicación daban la bienvenida a nuestras vidas al Twitter y al Facebook mutaron para adaptarse a ellos y poder sacarle algo de provecho aún dejándose en evidencia, aún siendo claros derrotados, aún perdiendo la supremacía de la información.

Ahora aparece un nuevo elemento, una nueva amenaza: Periscope. Aquí ya no hay palabras reducidas a un marco de caracteres ni tampoco fotografías. Esta nueva herramienta tiene la posibilidad de ofrecer unos golosos vídeos producidos por las figuras más importantes a sus fans. Una estocada muy dolorosa para los sangrantes lomos de los mass media.

Las voces salidas de la radio, las letras redactadas en periódicos y las imágenes refritas de televisión siguen su natural retroceso en pro de las nuevas tecnologías. El mundo se mueve, avanza a grandes pasos y los gigantes de la comunicación siguen la lógica de la SGAE: quedarse instalada en el pasado reclamando prohibiciones del futuro que ya es presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada